30/12/08

Negar la negación

Poetas, a mi inexperto juicio grandes poetas, relacionados con el que llaman grupo Númenor, han discutido sobre la naturaleza de estas presencias electrónicas que se nombran Blogs: sobre su incidencia en sus obras, sobre la naturaleza de esta escritura en fragmentos, sobre la actividad continua o su relativa inactividad etc.
Me parece de mucho interés esta discusión que, al parecer, tuvo lugar en la universidad de Sevilla. Es cierto que puede reducirse a un interés particular, debido a que sostengo esta apariencia electrónica que llamé "A Día de Hoy". Pero creo que el asunto trasciende mi limitada experiencia, aunque no fuera más que por los numerosos amigos y compañeros que dedican parte del escaso tiempo que deja nuestra moderna forma de vida a plasmar en estos escenarios sin fondo, contenidos asimismo difusos.
Convencido cada vez más del escaso eco que nuestro asfixiante medio (mortecino y amortiguador) tolera a nuestras vidas, quizás sea un modo de rasgar mínimamente la superficie para significar un instante, un modo de falsear una esperanza, vana naturalmente, escribiendo sobre agua (en imagen de Keats). En tal caso, el único gesto viril y honesto sería clausurar esta fantasmagoría y atender a lo que quede de realidad en la circunstancia de cada cual. Cabe que nada se encuentre y haya que regresar al plasma electrónico y la voz sin rostro del comentarista.
Por mi parte reconozco esta incertidumbre que resuelvo recordando que conozco a mis escasos revisores (no son lectores los que navegan sobre la superficie parcelaria de un blog) y que esto es la forma de conversación sin lustre ni esperanza que permite nuestra vida en la urbe tentacular y quebrada.
A veces, sin embargo, vuelvo la vista al texto de gran formato, de aliento amplio y recupero un instante la verdadera dimensión del trabajo filosófico... luego rastrillo un pequeño signo en este espacio atmosférico, respiro despacio para evitar la negación, y espero que la vida me dure para escribir, y no sólo plasmar respiraciones en el viento electrónico del presente sin mañana. A día de hoy...

2 comentarios:

Salva dijo...

Ánimo. Siga usted con este trabajo. Yo me he incorporado hace poco a sus lecturas, y me parecen un buen motivo de reflexión. Cuando callen los que tienen aún cosas que decir estaremos perdidos.
Saludos en Cristo.

A Día De Hoy dijo...

Muchas gracias.