14/6/09

La impostura freudiana.

[Ante la lectura de un texto magnífico de Juan B. Fuentes]

Aviso del porvenir.


¡Atención! ¡ Atención! Se abre una fábrica
de buenos sentimientos. ¡Atención!
¡Acudid! ¡Acudid!. La ciencia hipnótica
le ha tocado las barbas al buen Dios.

Procedimientos de excelentes médicos
pueden hacer sentir a un corazón,
en un minuto o dos, a precios módicos,
lo que guste el feliz consumidor.

Pueden hacerse los bandidos ángeles
como se hacen tortillas con jamón,
y se dan pasaportes baratísimos
para ir al reino celestial, by God!

Se hacen almas virtuosas y magníficas
de cuarenta caballos de vapor,
y lecciones se dan teórico-prácticas
para vencer a Lucifer al box.

Yo, señores, me llamo Peter Humbug
(obsecuente y seguro servidor),
y me tienen ustedes a sus órdenes,
30. Franklin Street, en Nueva York.

(Rubén Darío. Santiago, marzo de 1887)

3 comentarios:

Sergio dijo...

Saludos, he sido alumno de Juan B. Fuentes, gran profesor, ¿sería tan amable de decirme el texto al que alude?
Sergio.

A Día De Hoy dijo...

Se trata de su libro "La impostura freudiana", de próxima publicación. En cuanto esté publicado le remitiré la referencia completa.

Sergio dijo...

Muy amable. De Fuentes yo sólo conozco artículos y trabajos en revistas, pues en clase siempre se remitía a ellos, pero nunca nombró ningún libro, ¿es éste el primero?
Un saludo.