8/7/10

Canícula

Ahora, cuando se aproxima la canícula, nos detendremos nuevamente y como todo en este país, hasta el próximo latido del mundo, que se aguarda para septiembre. Por mi parte, espero remontar el vuelo el año próximo, que los enredados de siempre en la vida de escuela concebimos en cursos académicos. No se trata de vacaciones, que no estamos tan enajenados, sino de mudanza. Un cambio pavoroso para todos los que habitamos un hogar (léase a Fustel de Coulanges). Es necesario. Haré un silencio de diversión como el estratégico fuego, para atacar por otro lado, en un tiempo breve. Salud.

No hay comentarios: