10/9/11

Nostalgia de la comunidad.

Hace tiempo que dejé noticia del grupo "québécois" mes aïeux. Los nuestros, nuestros antepasados, están más cerca como es natural. Son muchos los que conservan, en una atmósfera artificial y de laboratorio, gestos perdidos y formas antropológicas que, seguramente, están condenados al olvido o, a lo sumo, a esta forma casi académica de conservación. Les estamos agradecidos todos aquellos, muchos más, que nos resistimos a declarar el fin del neolítico, como dice aquí Eusebio, el músico. Más allá del progresismo y el conservadurismo, un comunitarismo campesino que es el único fundamento de cualquier universalismo real o próximo. La otra vía es la que estamos transitando y cuyo sentido ya nadie alcanza. Lo dejo a través de noticia llegada de mis paisanos y sólo esto me obliga.

5 comentarios:

Daniel dijo...

Hace apenas cien años.... No puedo ni quiero dejar de pensar que algo, muy poco, queda de esta forma de vida queda en nosotros. Sólo tengo una prueba: un profundo desasosiego y un levísimo atisbo de esperanza.

A Día De Hoy dijo...

Hasta mis veintitrés o veinticuatro años yo he sido totalmente un paisano, es cierto que ya desterrado. No es posible que de eso nada quede, aunque está deformado y hundido bajo estratos masivos de mierda. Otra cosa es que el futuro permita exhumar algo. Por mi parte, cada cual lo juzgará como quiera, siempre entenderé que esa pérdida lo es, y es la peor de las pérdidas.
Un abrazo

Daniel dijo...

Estamos de acuerdo. Probablemente el desasosiego procede de la conciencia de pérdida irremisible y la frágil esperanza de que ese poco restante, irreconocible casi, sirva de anclaje mínimo a la vida personal.
En todo caso, el ansia porque así sea es de los pocos nutrientes de mi alma escuálida.
A nada ni a idea servirá ese ansia esperanzada, ya estamos, todos y cada uno, pero quizás lo mínimo que podamos hacer por nuestros antepasados y nuestros descendientes es añorar rabiosamente a los primeros y decírselo a los segundos.
De nada servirá, cierto, pero ¿A quiten le importa?

A Día De Hoy dijo...

Tú mismo ofreces respuesta. Les importa a ellos, a unos y a otros.

Anónimo dijo...

Una auténtica fuente de inspiración

A un buen amigo mío este video le va a levantar el alma

Está preparando su vuelta al campo, y pronto, muy pronto soltará amarras.

Él también ha puesto su granito de arena para preservar nuestra memoria. Con un grupo de amigos empezaron a recuperar canciones populares infantiles y llevan años cantándolas en pequeños auditorios con su grupo "Papá cántame una", en la que también abundan los instrumentos populares.

http://www.youtube.com/watch?v=h25M2O6xJqE

El viernes pasado estuve en su casa y mientras me contaba que habían cortado la financiación de su centro público de acogida menores (del que es director), diciéndole simplemente que no hay más dinero (la ínclita Espe nuevamente), él nos hablaba de que estaba pensando en ponerse manos a la obra para recuperar la "gallina castellana"... Ya huele a campo

Un abrazo
Jesús